Escuchar

 

Sufres un accidente. Aparentemente, solo fue un golpe, un pequeño moratón, un corte en una ceja, dolor en el cuello... Tienes capacidad para salir del vehículo y pedir ayuda, pero ¿cómo hacerlo en condiciones de seguridad?

Aquí presentamos cuatro pasos con los que pretendemos que reduzcas los riesgos de volver a sufrir un nuevo accidente cuando tratas de salir de tu vehículo siniestrado.

  • Por ejemplo, antes de nada, intenta parar el vehículo en una zona segura
  • Enciende las luces de emergencia
  • Abandona el vehículo con el chaleco reflectante puesto
  • Y, muy importante, sal por la puerta más alejada de la circulación