Escuchar

 

Antes de que empiecen a bajar las temperaturas y las lluvias sean persistentes, conviene realizar algunos trabajos de limpieza en el tejado de las nuestras cosas. 

  • Retira el hollín acumulado en la chimenea
  • Retira las hojas y restos de vegetación que puedan taponar las tuberías

De esta forma, consigues reducir riesgos. Piensa que a medida que bajen las temperaturas, los incendios en chimeneas serán cada vez más frecuentes si el conducto para la expulsión del humo está taponado por el hollín.

Además, si retiras las hojas secas, ramas u otros restos, disminuye la posibilidad de sufrir goteras.

Lo mismo pasa con el sistema de calefacción: antes de ponerlo a funcionar de nuevo, precisa de una revisión y limpieza a fondo.