Escuchar
Lunes, 30 Marzo, 2020

Dos incidentes en la cocina y una vela encendida causan tres incendios urbanos en Galicia, que se saldaron sin víctimas, pero con daños materiales de diversa consideración.

El más reciente se registró en Ferrol en el interior del domicilio de dos personas de avanzada edad, que, por precaución, abandonaron la vivienda.

Según la información facilitada al 112 Galicia, ardió algo que estaba al fuego, que sofocaron los agentes de la Policía Local con la ayuda de un extintor. Apenas fue necesaria la intervención de los bomberos y los ocupantes de la vivienda se encontraban bien. Sin embargo, por precaución, decidieron trasladarse a casa de un familiar.

Precisamente, fue un pariente de los señores quien contactó con el servicio 112 para pedir ayuda debido a un incendio en la cocina de un domicilio de A Estrada de Castela. Eran cerca de las dos de la madrugada.

Mucho antes, sobre las once de la noche pasada, desde la Avenida de Uruguay, en Pontevedra, un vecino llamó al número único de emergencias para solicitar asistencia a causa de otro incendio. Según indicó, una vela fue el origen de un fuego que afectó a una habitación. En concreto, ardió un colchón y parte del mobiliario.

En la extinción de las llamas trabajaron los Bomberos de Pontevedra con la colaboración de los agentes de la Policía Local.

Por último, en Ourense, una persona recibió asistencia médica en su domicilio al inhalar el polvo del extintor que utilizó para sofocar un incendio originado en su cocina. Por fortuna, las lesiones fueron leves y descartaron su evacuación, pero la persona se enfrentó a un incendio que comenzó en la campana  extractora mientras cocinaba. De hecho, resultó calcinada toda la estancia y el resto de la vivienda quedó afectada por el intenso humo.

Faltaban aún unos minutos para las nueve y media de la noche de ayer, cuando el 112 Galicia recibió la llamada del propio ocupante de la vivienda, que pedía ayuda para sofocar el incendio. Así, desde el Centro Integrado de Atención a las Emergencias de Galicia, se avisó a los bomberos de la ciudad y a los agentes de la Policía Local.