Escuchar
Jueves, 2 Abril, 2020

La rápida reacción de unas vecinas de Chantada permitió que abandonasen y ventilasen su vivienda en cuanto sintieron los primeros síntomas de una posible intoxicación por gas.

Con todo, ambas, madre y hija, fueron trasladadas al centro hospitalario de referencia para someterse a un reconocimiento médico debido a los dolores de cabeza que le provocaron la fuga por el mal funcionamiento de un calentador de agua.

De hecho, según relataron, el malestar apareció justo después de ducharse, por lo que rápidamente sospecharon que se estaba produciendo un escape del que debían protegerse. Así, cortaron el suministro del gas, abrieron las ventanas y salieron a una terraza exterior de la vivienda hasta que recibieron la atención de los servicios sanitarios de urgencia.

Pasaban apenas un par de minutos de la medianoche cuando el 112 Galicia recibió la llamada de una de las afectadas, que explicó que, además de los síntomas que experimentaban, dos pájaros que tenían en la cocina habían muerto de forma repentina, por lo que todo apuntaba a que un mal funcionamiento del calentador estaba provocando una fuga.

De este modo, el personal del Centro Integrado de Atención a las Emergencias de Galicia avisó a los profesionales de Urgencias Sanitarias de Galicia-061 y a los Bomberos de Chantada con el fin de restablecer las condiciones de habitabilidad en la vivienda. También, fueron informados los técnicos de la empresa suministradora del gas y los agentes de la Policía Local.

Conviene señalar que había más personas en el interior del domicilio, situado en la Avenida de Monforte, pero solo dos, la madre y la hija, necesitaron ser trasladadas a un centro hospitalario.