Escuchar

Durante el verano, a causa de las altas temperaturas, es importante tener en cuenta ciertas medidas para que las capacidades al volante no se vean alteradas:

Mantener una temperatura óptima en el interior del vehículo. Lo ideal es tener en el habitáculo unos 24 °

Evitar conducir durante las horas centrales del día, siempre que sea posible. Para eso, lo mejor es planificar el viaje y consultar el tiempo. Además, es importante hacer paradas de unos quince minutos cada dos horas de trayecto.

Beber con frecuencia y sin esperar a tener sed, agua o zumos de fruta.

Comer ligero para evitar la somnolencia.

También, usar gafas de sol neutraliza los deslumbramientos y disminuye la fatiga visual.