Escuchar
Miércoles, 23 Noviembre, 2022

A pesar de que la intensidad de las lluvias disminuyó a lo largo de esta mañana, los servicios de emergencia continúan vigilantes de las zonas afectadas por la subida de los caudales.

En concreto, tras el desbordamiento del río Tea, a su paso por Ponteareas, al hilo de las doce y media de este mediodía, un taxista informaba al 112 Galicia de que los coches no podían circular, puesto que el puente seguía anegado. También, los Bomberos de Ponteareas comunicaban que, a pesar de que el nivel de la aguaba estaba bajando, había mucha corriente, por lo que continuaban muy pendientes de las personas que habían sido auxiliadas en sus casas, debido a los anegamientos de los bajos de los inmuebles afectados.

Por otra parte, en Caldas, los gestores del 112 recibían el aviso de los miembros de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de la localidad, que informaban del cierre del paseo de madera peatonal, a un lado del río Umia, también por anegamiento.

En el mismo sentido, los efectivos del GES de Ribadavia comunicaban su salida para balizar e interrumpir el paso de una pista de tierra a un lado del Avia, a causa del desbordamiento del río.